El efecto Robinson Crusoe en el teletrabajo

En Sourtech somos muy de poner nombres a los problemas que nos vamos encontrando. Durante estos 12 años de teletrabajo hemos identificado varios problemas, algunos de actitud. Hoy hablaremos de la actitud Robinson Crusoe.

El teletrabajo en nuestra empresa siempre ha sido bien recibido, no en vano cuando se contrata a las personas se les informa de cómo va a ser el trabajo y qué se espera de ellos.

Denominamos efecto Robinson Crusoe a la actitud que con el tiempo adopta el trabajados de encerrarse en su isla, su casa, y cada vez ser más huraño e intenta resolver los problemas por si mismo aunque no tenga las herramientas disponibles.

Al principio los Robinson Crusoe pasan completamente desapercibidos porque su abandono del equipo es gradual hasta que un buen día ya no está compartiendo. Hace perfectamente su labor pero el cómo persona se va ¡quemando!, ya no es parte del equipo. Se distancia poco a poco y siempre cumple perfectamente.

Un buen día te das cuentas que los hitos se cumplen pero la persona no esta. Miras las incidencias técnicas reportadas y son cercanas a cero. ¿Por qué? El Robinson Crusoe ha creado su isla. Sus tareas diarias que realiza casi de forma autónoma, cualquier problema que tenga lo resuelve con la experiencia adquiría y empieza a participar poco en las reuniones de trabajo.

El jefe del equipo normalmente le otorga las tareas más complejas y las inmediatas por lo que es normal que no aparezca en las reuniones de trabajo y mucho menos en las videollamadas «sociales».

Cuidado porque una persona en su isla tiende a volverse loco y sino que se lo pregunten a Tom Hanks en «El naufrago».

Como jefe de grupo y más como jefe de departamento tienes que estar muy pendiente de tu equipo. Son las mismas personas que ayer estaban junto a ti, tienen los mismos problemas. Habla con todos los miembros de tu equipo, que siempre sepan que estas atento a ellos y sus necesidades. No significa que seas condescendiente pero si que te preocupes de su motivación y seguimiento personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *