El llanero solitario llega al teletrabajo

El llanero solitario, ese mítico personaje, que galopa con Silver para remendar las injusticias del mundo pero claro esta lo hace a su forma. Cómo personaje televisivo es todo un clásico pero en un grupo de trabajo es muy peligroso.

Llamamos «llanero solitario» al trabajador que va por libre, no juega en equipo y normalmente acaba imponiendo sus propias normas. No es sencillo de detectar porque se forma con el tiempo.

Los primeros síntomas comienzan cuando él siempre tiene una mejor solución fuera de las herramientas establecidas. Cuando avanzan los meses y a veces años deja de emplear las directrices comunes para crear las suyas propias. El jefe de servicio no se suele dar cuenta porque cumple con su labor y casi siempre de forma excelente.

Cuando lleva aplicando sus propias normas y le funcionan, siempre llega el día que se opone a una orden o petición del cliente. Y como te jefe te das cuenta que tienes un problema cuando hablas con el llanero solitario, te cuenta cómo trabaja y te dice que siempre ha sido así. Lo niega incluso cuando le pides que lea contigo las normas.

Si ha llegado a este punto estamos ante un problema casi imposible de solucionar. La verdad es que nosotros nunca hemos podido emendar la situación.

Hace años nos paso con un jefe de departamento, lo cuento para que veamos que todos podemos convertirnos en un llanero solitario. El cliente nos pidió que publicáramos una noticia sobre un nuevo modelo de coche concreto. El equipo de redacción ya había redactado y publicado en portada la noticia el día anterior. Le hago llegar la petición del cliente y me dice que nunca pone en portadas noticias del día anterior. A lo que contesto que hagan una nueva. Entonces me suelta que en la portada según el cliente debe existir un equilibrio entre todas las marcas y esta orden incumple dicha norma.
Acabo sacando las indicaciones que se hicieron con el cliente al inicio del servicio y por supuesto no estaba ninguna de las creadas por el llanero solitario.

Intento razonar que se trata de una noticia de acompañamiento porque hoy era la presentación oficial. Pero fue del todo imposible que él llanero solitario publicará la noticia. En una reunión posterior nos mostró todas las normas que supuestamente tenia del cliente. Se nos cayo el alma al suelo, ya no era parte del equipo, simplemente cabalgaba sólo al amanecer junto a silver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *